martes, 20 de diciembre de 2011

Derrumbes, contratitis, bloqueos y privatizaciones

Desde la construcción de la vía Urrao-Medellín, a mediados del siglo pasado, hasta la gobernación de Álvaro Uribe Vélez 1995-1997, cada que había un derrumbe en la vía citada casi de inmediato había maquinaria de Obras Públicas Departamentales y el restablecimiento de la transitabilidad era cuestión de horas.

Desaparecida la Secretaría de Obras Públicas, Ignacio Guzmán Ramírez, secretario privado de Uribe Vélez, decía en la época por la TV que era más económico contratar las obras que hacerlas de manera directa, y presentaba cifras (cada cual acomoda los números según su conveniencia) que sustentaban su afirmación.

Sin embargo, el tiempo parece desmentirlo cada vez de manera más fehaciente. En la memoria de cada uno se conservan episodios de los últimos años de derrumbes que permanecen días, semanas y hasta meses.

Hasta hace poco, creo que aún, Urrao sólo tiene comunicación con Medellín por medio de la vía Urrao-Carmen de Atrato.

Ayer, el corresponsal de TA Noticias en Urrao, Zammy Alejandro Higuita Cañola, en compañía de personal de Aupur se desplazaron hasta Concordia, las fotos de abajo, que publico con la generosa autorización de Zammy Alejandro, describen el alarmante y desconsolador panorama: Maquinaria que lleva 5 días en el sitio y continúa inactiva, los derrumbes sin intervenir, excepto los de una vía terciaria en Concordia que comunica una finca del ex senador y potentado Ernesto Garcés.

Clic en la foto para acceder al álbum web Picasa
derumbes vía urrao-concordia

3 comentarios:

  1. Que razones existen para que no se inicien los trabajos en la via?

    ResponderEliminar
  2. Que razones existen para que no se inicien los trabajos en la via?

    ResponderEliminar
  3. Opino que la razón principal es el cambio de gobierno en el departamento y en las administraciones municipales, añadiento a esto la corrupción en los contratos, y sobre todo la negligencia de las administraciones actuales, que se se lavan las manos como pilatos y se culpan los unos a los otros.

    ResponderEliminar