martes, 6 de noviembre de 2012

División entre indígenas por hotel en el Tayrona


Fuente: El Espectador
Al tiempo que Arrecifes S.A. revela la grabación en el que algunos mamos (líderes tradicionales) aprueban el proyecto en el parque natural, otros indígenas aseguran que hace falta la consulta previa y que los sitios sagrados nos son negociables. 

La empresa Arrecifes S.A. reveló hoy un video en el que mamos de los pueblos Koguis, Arhuacos y Wiwas respaldan la iniciativa de la empresa de construir un hotel en el Parque Tayrona (Santa Marta), con el apoyo de la compañía hotelera Six Senses. En el video, en el que se pueden ver imágenes de una reunión entre indígenas y representantes de la empresa, celebrada el pasado 20 y 21 de octubre, los asistentes no sólo avalan la construcción, sino que señalan que no será necesario la consulta previa.

Pero antes de que se conocieran las imágenes, el pueblo Kankuamo (que no participó en el encuentro) ya había rechazado la supuesta concertación que viene divulgando Arrecifes en los últimos días e insiste en que sí es necesaria la consulta con las comunidades, como lo expresa el indígena Mauricio Blanco. Una de las críticas apunta a que en dicha reunión sólo participaron 50 indígenas, entre los que se encuentran algunos líderes. Sin embargo, para algunos esta es una porción muy reducida, que no representaría la opinión general de los casi 60 mil indígenas que habitan en la Sierra Nevada de Santa Marta, distribuidos en cuatro comunidades: Kogui, Arhuaco, Wiwa y Kanjuamo, asentadas en los departamentos de Cesar, Magdalena y la Guajira.

“Esa reunión no es ningún acuerdo. A varios les tocó ir presionados. La empresa está actuando de muy mala fe, está generando unas divisiones internas para los pueblos. No pueden decir que por reunir a 50 personas ya está listo el proyecto”, asegura Blanco. Posición similar manifiesta Kasokaku Busintana, del pueblo Arhuaco: “Aun no hay un consenso definitivo. Hay muchos mamos que no se han pronunciado”.

Para el abogado Alejandro Arias, quien ha seguido de cerca el proceso, los sitios sagrados son innegociables. Frente a la posición de los indígenas, que habrían manifestado su apoyo, enfatiza: “cualquiera que haya sido el motivo de algunos indígenas para cambiar de posición frente a la intocabilidad de los sitios sagrados, no hay duda que el precio de este cambio de posición sería incalculable”.

Y agregó: “Aprobar ese proyecto de esta manera, sería poner la zona en la mesa para las mineras, que quieren incursionar en la zona, ya que podrían exigir el mismo trato que recibieron los promotores del Six Senses. De otra forma, sostener la vieja tesis de la intocabilidad permitiría que las mineras pudieran cuestionar a los indígenas y señalarlos de actuar de mala fe, condición que en consultas previas es inadmisible”.

Por ahora es claro que el ambiente de consenso que se puede ver en el video de la empresa, dista bastante de la realidad al interior de los pueblos indígenas. Lo cierto es que la polémica que se desato desde finales del año pasado cuando se conoció el proyecto va para largo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario