domingo, 10 de febrero de 2013

Mi árbol y yo, Alberto Cortez


 


Mi madre y yo lo plantamos
en el límite del patio, 
donde termina la casa. 
Fue mi padre quien lo trajo 
yo tenía cinco años 
y él apenas una rama. 

Al llegar la primavera 
cultivamos bien la tierra 
y lo cubrimos de agua, 
con trocitos de madera 
hicimos una barrera 
para que no se dañara. 

Mi árbol brotó, mi infancia pasó, 
hoy bajo su sombra que tanto creció, 
tenemos recuerdos mi árbol y yo. 

Con el correr de los años 
y mis pantalones largos 
me llego la adolescencia, 
fue a la sombra de mi árbol 
una siesta en el verano 
donde perdí la inocencia. 

Luego fue tiempo de estudios 
con regresos a menudo 
pero con plena conciencia,
se acercaba un largo viaje 
solo de ida el pasaje 
y así me llego la ausencia. 

Mi árbol broto, mi infancia pasó,
hoy bajo su sombra que tanto creció, 
tenemos recuerdos mi árbol y yo. 

Muchos años han pasado 
y por fin he regresado 
a mi terruño querido, 
y en el limite del patio 
ahí me estaba esperando 
como se espera a un amigo... 

Parecía sonreírme 
como queriendo decirme 
"mira... estoy lleno de nidos", 
ese árbol que plantamos 
hace como unos veinte años 
cuando yo sólo era un niño. 

Aquel que brotó y el tiempo pasó... 
mitad de mi vida con él se quedó... 
hoy bajo su sombra, que tanto creció 
tenemos recuerdos... mi árbol y yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario